No seas ese pez

– Intentar salvarte es como querer salvar un pez de ahogarse.
– ¿Cómo?
– No puedes, el pez se ahoga porque quiere, y si lo sacas del agua también morirá.

Me di la vuelta y la dejé atrás. Antes de ella hubo otras más que intenté salvar pero no dejaban de ahogarse. Me costó mucho entender esto, pero al fin lo hice, partes de mi (que no voy a recuperar) se iban con cada una de ellas. Intenté suplir esos huecos con partes que no eran mías, terminando en una versión extraña y parchada de lo que fui.

Anuncios
No seas ese pez